miércoles, 21 de abril de 2010

Ir de compras

Ir de compras es mi mejor aliada, es cierto, cada vez que lo necesito, las tiendas están ahí para mi, como si de mi mejor amiga se tratará. En está sociedad en la que el consumo nos invade hasta limites insospechados, ir de compras se convierte en el refugio de muchas mujeres, por qué quién no ha ido de compras cuando está triste, después de una ruptura, cuando tenemos algo que celebrar o simplemente por aburrimiento, lo cierto es que, para mi ir de compras es como ir a un museo, donde encontramos las mejores piezas en perchas, a diferencia de las piezas de arte que se quedan en casa cuando uno las adquiere, estas, sin embargo pueden ser vistas por cualquiera que se cruce con la persona que las lleve y no me mal interpretéis, me encanta ir a museos, me encanta el arte y sí, estoy comparando la costura con el arte, por una sencilla razón la moda es un arte más, como lo puede ser el cine, la pintura, la literatura o cualquiera que os venga a la cabeza.



Un estudio reciente, acaba de publicar cuánto tiempo pasan las mujeres de media a lo largo de su vida de compras, el estudio está realizado por la web OnePoll, nada más y nada menos que 25.184 horas y 53 minutos en un periodo de 63 años, esto significa que hasta ocho años invertimos en comprar a lo largo de nuestra vida, eso si, el estudio no solo se refiere a ropa, hace referencia a higiene, regalos, accesorios, libros, etc. Esto me hizo preguntarme una cosa, cuánto tiempo pasaremos en el resto de cosas que no hacen perder el tiempo, como por ejemplo la televisión y cuando tiempo realmente dedicamos a ser felices. Así que según el estudio,40 horas al año en comprar zapatos, 31 horas en libros, 17 horas en higiene, 50 horas en mirar escaparates, 94 en comida. Pero no somos robots, como se miden las sonrisas que nos iluminan la cara cuando encontramos la falda que llevábamos semanas buscando, y esa camiseta que nunca tiraras y que trae tan buenos recuerdos a nuestra cabeza, que ahora se ha convertido en pieza fundamental de nuestro pijama. El tiempo no debería ser tan importante, solo debería contar cuanto tiempo pasamos sonriendo, llorando, sintiendo o simplemente disfrutando de la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario